Tengo un móvil que hace fotos… ¿Soy fotógrafo profesional?

Tengo un móvil que hace fotos… ¿Soy fotógrafo profesional?

Tengo un móvil que hace fotos… ¿Soy fotógrafo profesional?

La fotografía ha tenido un desarrollo vertiginoso en los últimos tiempos. Desde una simple caja oscura, que con un pequeño orificio dejaba pasar la luz y emulsionaba la película, pasando por las cámaras de fuelle que permitían acercar los objetos, las cámaras reflex de los profesionales, las cámaras compactas que casi todas las familias tenían para hacer las fotos de las vacaciones, hasta llegar a las cámaras digitales.

Desde la democratización de la fotografía, con las cámaras digitales (compactas o reflex) o inclusive con los móviles y tabletas, todo el mundo tiene la posibilidad de hacer fotos y disfrutar del placer de captar esos momentos inolvidables. Pero cuando hablamos de fotografía publicitaria, hay que tener mucho cuidado.

Debemos pensar que hay profesionales que no solo han invertido dinero en sus equipos (que nada tienen que ver con nuestras reflex digitales) si no que también han invertido tiempo, formación y muchas horas de prácticas para conseguir ese fondo, esa textura, esa composición o esa luz tan maravillosa. Pero hay más… Con una buena dirección creativa estamos hablando de un resultado único y original que traslada como ningún otro elemento los valores de nuestra marca.

Parece que ahora todos podemos hacer fotos… Y, efectivamente, las podamos hacer. ¿Pero sirven a nivel publicitario? ¿Tienen calidad para reproducir en papel? ¿Están bien enfocadas? ¿Tienen una buena iluminación? ¿Hemos conseguido una composición clara y original? Si en fotografías de exterior el tema es complicado… En fotografías de interiores, productos y detalle la complejidad aumenta considerablemente. No podemos olvidar que la fotografía es una de nuestras mayores herramientas para comunicar. Y cuanto más original y auténtica sea mucho mejor.

Si en algún momento no podemos contar con buenas fotografías, sinceramente os recomiendo que es mejor no utilizarlas (ni en el Facebook). ¿Cuántas veces habéis visto fotos de eventos oscuras, donde no se reconocían las personas, con ruido? ¿O fotografías de hoteles totalmente deformadas realizadas por un aficionado?

A veces, ahorramos donde precisamente deberíamos invertir. Así que no… disponer de un buen equipo fotográfico no nos convierte en profesionales. De hecho, es tan complejo el trabajo que encontramos profesionales especializados en moda, bodegones, instalaciones, etc… La clave está en escoger el mejor para cada trabajo y realizarlo bajo una dirección creativa.

About the Author

Leave a Reply