¿Por qué te enamoras de una marca?

¿Por qué te enamoras de una marca?

¿Por qué te enamoras de una marca?

Si consigues que tus clientes, además de comprarte, se enamoren de tu marca tienes mucho ganado. Tienes un cliente feliz y fidelizado. Un cliente que, además, se convertirá en el mejor prescriptor de tu producto o servicio. En Andcoo, especializados en creación de marcas desde Asturias, queremos analizar primero cómo se despierta la chispa y responder así a la gran pregunta: ¿Por qué te enamoras de una marca?

Para ilustrarlo mejor… ¿Por qué te enamoraste de tu pareja?

Por su pelo, por su manera de hacerte reír, porque compartíais aficiones, por su compromiso con la sociedad, porque adora a los niños… En general, todo en tu pareja tenía sentido para ti y es el “todo” el que te cautivó. Con las marcas sucede lo mismo. No te enamoras sólo por el producto, por el diseño del logotipo, por lo bonitas que son sus campañas publicitarias, porque sus comerciales te tratan muy bien, por su compromiso social… Te enamoras de una marca por el sentimiento general que te provoca y por cómo te hace sentir.

Ahí está el quid de la cuestión. “El sentimiento general que te provoca”.

Y ese ¿cuál es? En el trabajo de construcción de marca se debe definir esa emoción intangible que de sentido y coherencia a nuestra comunicación. Debemos detectar la oportunidad creativa para construir la pasión por la marca. Y, luego, saber llevar ese sentimiento a todos los puntos donde entramos en contacto con la sociedad. En todos los lugares y momentos, de alguna forma, ese sentimiento debe estar presente.

Hablamos de posicionamiento de marca creativo.

Este trabajo de planificación estratégica es la primera piedra sobre la que construiremos la relación con nuestro cliente y con la sociedad. Muchas grandes marcas lo trabajan con acierto. Y, para entenderlo todavía mejor, nada como ver algunos ejemplos.

Piensa: ¿Qué sentimiento despiertan en ti estas marcas? Ikea, Coca cola, Nike, Redbull, Starbucks, Yoigo, Apple… Con solo leer su nombre llega a tu cabeza una sensación diferente.

Y esas sensaciones son fruto de un trabajo de planificación estrategia, de coherencia creativa, de creación de experiencias y de construcción de valores intangibles.

¿Está reservado el branding para las grandes?

Para nada. Sólo basta con que entiendas su importancia y el por qué te enamoras de una marca.

About the Author

2 Comments

  • Arsenio Coto 21 enero, 2014 at 22:33

    Buen artículo para pensar. El branding de las marcas pequeñas es un reto porque cuesta un poquito más que se fijen en ellas. Creo que es importante tener un planteamiento claro y saber que será una carrera de fondo, pero sin duda apasionante.

    • Rosana Menéndez 23 enero, 2014 at 8:01

      Gracias por participar Arsenio. Lo más complicado es que las pequeñas marcas entiendan y visualicen su importancia. La diferencia entre trabajar con una planificación de marca o sin ella no es muy grande. Sólo necesitamos que las pequeñas empresas se acerquen al branding. También nosotros, como profesionales, tenemos una carrera de fondo intentando explicar sus ventajas:)

Leave a Reply