¿Quieres estar al día?

Recibe los últimos artículos del blog y consejos prácticos sobre branding, contenidos y comunicación online.

¡Apúntate!

Cada mes, un boletín con ideas para poner en práctica en tu negocio.

Marketing tecnológico: el mejor componente es la emoción.

Marketing tecnológico: el mejor componente es la emoción.

Marketing tecnológico: el mejor componente es la emoción.

Sin duda, el componente más importante en el marketing tecnológico es la emoción. Y es que a pesar del largo etcétera de características con las que nos pueda sorprender un producto, lo que realmente nos motivará a desearlo es lo que nos haga sentir. En Andcoo trabajamos en Marketing desde Asturias para distintos proyectos tecnológicos y en todos ellos añadimos sentido y sensibilidad. ¿Por qué? Nos basta con mencionar a Apple. ¿Por qué queremos realmente un iPhone? ¿Por los 12 Mpx y su pantalla retina? ¿O lo queremos por algo más?

apple

El marketing tecnológico llega a todos los sectores

La llegada del Internet de las Cosas, el Big Data o los Wearables han cambiado totalmente el escenario empresarial. No hay prácticamente un sector que no se vea afectado por la llegada de los nuevos objetos conectados y las posibilidades de la tecnología. Por eso, el marketing tecnológico no afecta únicamente a empresas de base tecnológica. Va más allá. Empresas del sector sanitario, turístico, transporte, textil, alimentario, cultural, bancario o de ocio tienen un nuevo agente con el que lidiar.

El gran reto: construir un discurso emocional

Los profesionales del marketing tenemos un gran reto por delante. La tecnología suele implicar beneficios novedosos en un producto que tenemos que saber comunicar. Tanto a nivel práctico como a nivel aspiracional.

A nivel práctico: ¿Nuestro producto resuelve un problema?
A nivel emocional y aspiracional: ¿Qué te hará sentir el nuevo producto?

Ejemplos de marketing tecnológico

Varias marcas han conseguido anteponer la función y la emoción. Un buen ejemplo es el sistema de aparcamiento asistido con el que vienen equipados muchos automóviles. En su última campaña, Ford ha preferido trasladar la emoción que enumerar el listado de sensores que se necesitan para que esto sea posible.

Spot Parking Fun de Ford Focus

Otro ejemplo de marketing tecnológico lo vemos con Twyp, la aplicación móvil de ING Direct para enviar y recibir dinero entre amigos. Una tecnología que podría resultar difícil de explicar y, sobre todo, de generar confianza para su uso. Sin embargo, la elección de la actriz Carmen Barrios ha sido clave para transmitir la cercanía, la función y la urgencia del cambio. Un spot que, con humor, ha conseguido que el slogan “Te lo pago por el móvil” se entienda por todos.

Spot Twyp de ING Direct

¡Cuidado con no caer en el error!

Cuando hablamos de marketing tecnológico tenemos que evitar los acrónimos, la terminología científica, las ventajas cifradas… Tenemos que saber convertir ese largo etcétera de características aburridas para la mayoría (así es la realidad) en algo atractivo y apetecible. Esto no quiere decir que la información tecnológica desaparezca de la comunicación, sino que debemos saber jerarquizarla.

En Andcoo, trabajando en marketing desde Asturias, queremos acabar este artículo recordando una experiencia original sucedida muy cerca. En 2009, Microsoft eligió el pequeño pueblo de Sietes, en Villaviciosa, para presentar Windows 7. Una curiosa acción que les reportó notoriedad y que demostró, que las estrategias en marketing tecnológico, requieren también mucha creatividad.

About the Author

Leave a Reply