Mapas mentales para fomentar la creatividad

Mapas mentales para fomentar la creatividad

Mapas mentales para fomentar la creatividad

Enfrentarte a una hoja en blanco es algo apasionante. Dibujas en la parte central el concepto a trabajar y comienzas a trazar líneas y tejer una red de ideas que puedes ir asociando hasta encontrar algo nuevo. Los mapas de ideas para fomentar la creatividad son una técnica efectiva que usamos habitualmente en la definición de posicionamientos estratégicos de marca y, también, para buscar nuevos conceptos creativos. Los mapas mentales funcionan, según los expertos, porque emulan el pensamiento irradiante del cerebro. Nuestro cerebro no trabaja de forma lineal, sino que funciona por asociaciones de imágenes y conceptos. Por eso, desde el blog de Andcoo, especializados en comunicación creativa, compartimos esta técnica que nos funciona en el día a día y con la que conseguimos resultados diferentes.

¿Cómo utilizar los mapas mentales en tu trabajo?

Los mapas de ideas sirven en estrategia y marketing, pero también se pueden aplicar para encontrar una respuesta creativa a otras cuestiones. En nuestro caso, a la hora de buscar el posicionamiento diferencial de marca, lo integramos en el proceso de trabajo. ¿Cómo lo hacemos?

Fase 1. Documentación. En una fase previa, leer, leer y leer con la documentación de la empresa, su competencia, otras iniciativas en el sector, opiniones de usuarios…

Fase 2. Detección de oportunidades. De todo lo estudiado previamente, elaboramos un documento con los mensajes y conceptos más importantes y atractivos, los que entendemos que tienen algo diferenciador: notas sobre la historia, hitos, reflexiones de la empresa, citas…

Fase 3. Mapa de ideas. Con todo lo anterior interiorizado (y dormido), nos centramos en el concepto a trabajar. ¿Qué nos hace diferente? Y sobre él, sacamos distintos trazos y conceptos en forma de telaraña. Los redondeas y dibujas sobre ellos otros que vengan a la cabeza. Estás tejiendo una red de ideas interconectadas. Sigues trabajando sobre el mapa, leyendo, dibujando… Y, os lo prometemos, vuestro cerebro hará el resto y descubriréis nuevos conceptos y soluciones al problema planteado.

Los mapas de ideas que utilizamos son una técnica personalizada con la que nos encontramos cómodos. Pero si queréis seguir el método original, podéis seguir indagando en Internet sobre mapas mentales y conceptuales.

Si, después del proceso creativo, queréis “poner en bonito” vuestros mapas mentales para cualquier tipo de presentación, disponéis de varias aplicaciones online que os ayudarán en esta tarea. Os dejamos este post “Una docena de aplicaciones para crear mapas mentales”.

Ejercicios prácticos

Desde el blog de Andcoo os animamos a que pongáis en práctica los mapas mentales para fomentar la creatividad. Aquí tenéis unas cuestiones iniciales para que probéis su eficacia.

Dibujad en el centro del papel el problema y comenzar a dibujar soluciones…

. ¿Cómo ahorrar en la compra mensual?

. ¿Cómo conseguir nuevos clientes?

. ¿Cómo planificar mejor las tareas?

Esperamos que este post sobre mapas mentales os motive e inspire para buscar nuevas soluciones y ser más creativos en vuestro día a día.

About the Author

1 Comment

  • Arsenio Coto 19 marzo, 2014 at 23:26

    Muy interesante lo que cuentas. Ni siquiera conocía la diferencia entre mapas mentales y conceptuales porque nunca me he atrevido a usarlos pero parece un planteamiento muy práctico que merece una oportunidad. Lo que más me gusta es lo que destacas importancia de reposar las ideas. En diseño creo que es indispensable: diseñar y dejar reposar antes de mostrar el resultado al cliente. El buen diseño permanece y los fallos se notan un montón.

Leave a Reply