Dónde surgen las buenas ideas y por qué hay que reinventar los espacios de trabajo

Dónde surgen las buenas ideas y por qué hay que reinventar los espacios de trabajo

Dónde surgen las buenas ideas y por qué hay que reinventar los espacios de trabajo

Me interesa mucho el tema de generación de ideas. Siempre me he preguntado dónde surgen las buenas ideas y por qué. Después de muchos años trabajando en creatividad, puedo decir que el 90% o más de las ideas que he tenido las pensé en el autobús, en el coche, tomando una caña o simplemente haciendo algo que no tenía nada que ver con el “trabajo”.

No soy la única: la imagen que ilustra este post está basada en una encuesta realizada por IdeaChampions a 10.000 ejecutivos en la que se concluyó que el 97% de los consultados tenía ideas caminando, en la calle, con amigos… Solo un 3% afirmaba ser productivo creativamente hablando en la oficina. Entonces, algo falla. Si las mejores ideas no surgen en la oficina, tendremos que reinventar los espacios de trabajo.

¿Por qué las (buenas) ideas no llegan en la oficina?

Lo cierto es que las ideas llegan cuando estamos en ambientes relajados, menos rígidos y más inspiradores. No soy ninguna experta en la materia, pero todos sabemos que nuestro cerebro se divide en dos hemisferios: el izquierdo encargado de procesos lógicos y analíticos, la numeración y las funciones del habla, más lineal y ordenado; el derecho ocupado de los sentimientos, las emociones y las habilidades vinculadas con el arte y la música, con el que obtenemos una visión más global y espacial.

La pregunta es bien sencilla. ¿Qué hemisferio del cerebro se estimula en tu oficina? El izquierdo, racional y ordenado o el derecho, intuitivo y emocional. Un teléfono sonando, una agenda repleta de citas y una larga lista de presiones por objetivos no representan el escenario de trabajo ideal para poner a funcionar nuestro lado más creativo.

Por eso, ante una realidad tan obvia y en un mundo donde nuestra propuesta de valor debería estar basada en la innovación y la creatividad, algo debe cambiar. Deben cambiar los espacios de trabajo y deben cambiar también los modos de trabajar.

¿Cómo debe ser un espacio de trabajo creativo?

Hay muchas empresas que promueven nuevos ambientes de trabajo. Quizás es Google sobre la que más se ha hablado y escrito. Por eso, me gustaría ponerla de ejemplo para destacar las claves que debería tener un nuevo espacio de trabajo.

– Diferentes zonas de trabajo. Porque como hemos visto, delante del ordenador apenas florece la creatividad. Entonces, favorece la movilidad dentro del trabajo creando espacios como si estuviéramos en una cafetería, en el sofá de casa, en una zona de juegos… Si es allí donde surgen las mejores ideas, llévatelas a la oficina.

– Conectando con la naturaleza y la actividad física. Favorecer que tu equipo pueda hacer deporte, salir a dar una vuelta y desconectar es realmente importante porque está comprobado que gran parte de las ideas surgen cuando estamos en movimiento, cuando nos sentimos libres.

– Impulsa un modelo de trabajo flexible orientado a resultados. La mayor parte de las empresas todavía piensa que cuantas más horas estés en la silla de la oficina, más eficiente eres. La productividad no tiene nada que ver con esto. Necesitamos cambiar esta visión, ofrecer flexibilidad a la hora de trabajar, modelos que combinen el trabajo en oficina con el trabajo en casa, nuevas formas más colaborativas. No se trata de trabajar menos, sino de hacerlo mejor.

Podéis ver la galería completa de las instalaciones de Google en este artículo: El paraíso de Google.

Hay otra forma de trabajar más creativa

A veces, hacemos complicado lo sencillo. ¿Dónde surgen las buenas ideas? Si las ideas no llegan en la oficina, la solución es muy fácil: cambiemos las oficinas y seamos flexibles fomentando el trabajo fuera de ella. Parece muy obvio. ¿Por qué no lo llevamos a cabo? Se necesita un cambio de mentalidad grande en los empresarios y, dicho sea de paso, también en los trabajadores. Pero si todos cambiamos un poco, nuestro mundo cambiará mucho.

¿Te animas a ser más creativo?

– Redecora tu oficina con Ikea (claro que sí). Por pequeña sea, puedes crear tu rincón para desconectar con un ambiente más relajado incorporando algún juego, revistas, pizarras…

– Repiensa el enfoque en tu día a día. Busca la forma de disfrutar trabajando, de motivarte, ilusionarte… Traslada y contagia tu emoción al resto.

– Replantea los horarios de trabajo. A veces es necesario menos escritorio y más paseo por el parque. Cuanto más felices seamos, más proactivos seremos en el trabajo.

– Lleva siempre una libreta o la app de notas en tu smartphone. Porque ya sabes que una buena idea te llega en el lugar más insospechado.

Si compartes esta filosofía, no lo dejes pasar.

Ahora mismo puedes empezar a cambiar algo para que tu espacio de trabajo fomente la creatividad, ponga a trabajar el hemisferio derecho del cerebro y, la próxima vez, las buenas ideas también surjan en la oficina.

Foto CinismoIlustrado.

About the Author

Leave a Reply