¿Quieres estar al día?

Recibe los últimos artículos del blog y consejos prácticos sobre branding, contenidos y comunicación online.

¡Apúntate!

Cada mes, un boletín con ideas para poner en práctica en tu negocio.

Copiar contenidos está muy feo.

Copiar contenidos está muy feo.

Copiar contenidos está muy feo.

Antes de empezar os adelantamos que este post pretende ser protesta. Nuestro particular derecho a pataleo o como lo queráis llamar. En Andcoo trabajamos en la creación de contenidos originales para Internet. Por eso, nos sabe especialmente mal cuando vemos blogs y portales inundados de textos copiados de otras webs. No solemos exponer en nuestro blog críticas de este tipo. Sin embargo, la mala práctica de copiar contenido es tan negativa para las marcas (y está tan extendida) que merece la pena reflexionar en voz alto y darle visibilidad.

Copiar contenidos representa una falta de respeto.

En primer lugar hablamos de una cuestión ética y de respeto por el autor y la marca que han invertido tiempo y dinero en crear contenido original. Hemos vivido en primera persona, cómo otras webs copian sin escrúpulos contenidos que hemos creado para distintos blogs.

Copiar contenidos está penalizado por Google.

Todos sabemos que a Google le gusta el contenido original y el buscador tendrá muy en cuenta que el texto que publiquemos haya sido publicado anteriormente en otra web.

Copiar contenidos ofrece una pésima imagen de tu marca.

No queremos extendernos mucho, pero los usuarios son muy listos… Imagina qué imagen ofrecerá una empresa ante sus clientes y colaboradores cuando descubran que sus contenidos son un simple copy-paste. Robar no suele ser un atributo con el que las empresas quieran sentirse identificadas.

Copiar contenidos es una malísima competencia.

No es lo mismo (no es el mismo precio) definir una línea editorial, pensar la idea de las publicaciones, analizar su competencia y la oportunidad en buscadores, documentarse y elaborar un texto propio que “copiar y pegar”. Y, además, no es bueno que un cliente piense que esta práctica sea válida y admisible en Internet.

Copiar (robar) contenidos es más habitual de lo que parece.

Al principio, os comentábamos que hemos visto cómo se ha hecho una copia exacta de nuestros artículos en otras webs, pero también nos ha sucedido en Facebook. A cualquier autor o empresa le encanta que compartan sus contenidos en cualquier espacio online y que los utilicen como fuente para elaborar sus propios artículos. ¡De eso se trata! Solo hay que atribuir, enlazar y mencionar.

Copiar es la práctica de marketing de contenidos más fea que cualquier empresa pueda llevar a cabo. Las reglas de juego no son tan complicadas, ¿verdad? Solo hay que ponerle un poco de profesionalidad, creatividad, dedicación y, por supuesto, respeto.

About the Author

Leave a Reply